ABCdario / ¡Muera La Prensa!

Por Víctor Octavio García

A la par con el nacimiento del oficio más antiguo del mundo (prostitución) que se supo de su existencia gracias a que hubo un periodista que lo contó, aparecieron al mismo tiempo el adulterio como delito –que hoy no lo es– y la primera división social del trabajo a través de quien dio cuenta del hecho; el reportero de policíaca, datos que ignoran los “duros” y radicales de Morena como la senadora Lucía Trasviña y Gastón Castanier; desde entonces maldecir con la muerte a la prensa ha sido un proclama y una constante entre dictadores, tiranos, asesinos, usurpadores, genocidas, violadores, corruptos y todos aquellos que suelen hacer cosas indebidas.

De manera que la rabiosa campaña de linchamiento mediático que perifonearon el fin de semana la senadora Lucía Trasviña y Gastón Castanier contra la prensa, nada tiene de sorprendente ni de inédita, sino más bien embona en una curiosa afinidad (empatía) genética con los tiranos.

Ambos personajes, Lucía y Gastón, por razones que aún no se no comprenden ni se distinguen con claridad, suplantaron a los lectores y se auto-erigieron como los grandes censores de la prensa local al calificar a los que tienen o no credibilidad y presencia ante la sociedad. ¡Linda cosa!

Sin embargo la historia no pará allí, pronto apareció otro trasnochado de esa “izquierda” intransigente, intolerante, violenta y radical (César Piñeda), que se soltó pidiendo que se democraticen los medios de comunicación; tampoco sabemos a qué se refiere con pedir que se democraticen los medios de comunicación y quién lo va hacer, sí por al incómodo hecho de enderezarle críticas y señalamientos a los gobiernos emanados de la Cuarta Transformación o a la escondida intención de quererlos someter.

¡Claro!, como todo tiene un origen y una explicación, las campañas de linchamiento contra la prensa del pasado fin de semana partieron o tuvieron su origen en una frustrada conferencia de prensa que convocó la senadora Trasviña, al pedirle a los periodistas reunidos que cada quién pagará lo que consumieran; algunos decidieron no desayunar y otros abandonaron el lugar, lo que provocó que la senadora quedará sin aforo, casi sola, sin que nadie cubriera la información; al final no se supo que fue lo que informó la legisladora federal, excepto las agresivas campañas de linchamiento mediático que montaron en contra de la prensa pidiendo a gritos la “muerte de la prensa vendida”.

El desaguisado dejo lecturas muy claras a nivel de superficie; que las redes sociales –con todo y las bondades que les etiquetan– no informan, no labran imagen ni construyen opinión pública; desinforman, golpean, descalifican, calumnian, difaman, tergiversan los hechos y no son confiables ni creíbles por numerosas razones; nunca se verifican las fuentes, no se investiga, no hay rigor informativo, no se constata ni se debate los hechos noticiosos, en suma no hay nada que haga parecer y acuerpar un hecho noticioso.

¡Ah!, eso sí andan locos con las “benditas redes sociales” porque les abren cancha para mentir, calumniar, difamar, defenestrar, golpear y montar campañas de linchamiento mediático y político contra sus malquerientes, críticos y opositores, que no es lo mismo que trabajar información y construir opinión pública. ¡Échense ese trompo a la uña!

NBCS Noticias

¿Tienes fotos o video de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de NBCS Noticias: 612 141 98 08

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com