MICRÓPOLIS / El PVEM, el aliado de Morena

Por Bertoldo Velasco Silva

 

En las pasadas elecciones fueron complacientes para aceptar y cumplir caprichos personales y así “regalar candidaturas”, como la de Armida Castro Guzmán, abanderada a la gubernatura por el Partido Verde Ecologista de México quien sufriera una estrepitosa derrota ante el partido Morena, con el que supuestamente debería ser aliado indiscutible en ese proceso electoral, tal y como lo acordaron las dirigencias nacionales pero que en Baja California Sur, el dirigente estatal, un tal Alejandro Tirado, les jugó rudo, es decir, los traicionó bajo el pretexto de que “a nivel estatal, son autónomos para decidir”.

En ese proceso electoral del 2021, mucho se especuló que “se compraron candidaturas”, y todas apuntaban a un solo partido político, que decidió, de manera unilateral y sin el consentimiento de la dirigencia nacional, “otorgar” candidaturas a los diversos cargos de elección popular solo para cumplir caprichos personales, pero que en realidad, no aseguraban en ninguno de los casos una victoria sobre lo que ellos consideraban su principal adversario: Morena.

No eran en sí, los candidatos de la alianza PAN-PRI-PRD los enemigos a vencer. Eran los de Morena. Había desde el mismo proceso de elección del candidato a la gubernatura por el partido guinda, que se empezó a tejer un odio en su contra por parte de la perdedora, en esa decisión, de Armida Castro Guzmán, quien convenció el nobel dirigente estatal del Partido Verde, para que le dejara participar en ese proceso como candidata a la gubernatura y junto con ella, a varios políticos hombres y mujeres que creyeron en ese proyecto, que desde el inicio, se sabía, no tenían ninguna oportunidad ante las alianzas Morena-PT y PAN-PRI-PRD, y que a final de cuentas, resultó ser cierta por los resultados que arrojó esa jornada electoral del 6 de junio del 2021.

El otrora “niño verde”, como se le llamaba a Alejandro Tirado, por su novatez en la política y por su inexperiencia, es decir, era un “niño” engreído y soberbio que dejó pasar la oportunidad de seguir en política si hubiese aceptado que el PVEM fuera el aliado natural de Morena para enfrentar ese proceso electoral del año pasado y hoy, estuviera en la función pública.

Alejandro Tirado está pagando su pecado al desobedecer y desatender un acuerdo político establecido entre las dirigencias nacionales tanto de Morena, como del PT y el PVEM, en la Ciudad de México. Se le olvidó a este muchachito, que las decisiones importantes en la política las toman desde las sedes nacionales y no en la casa de Armida Castro Guzmán, quien por cierto, pretende regresar el ruedo político, con una supuesta “amistad” con algunos directivos del partido verde a nivel nacional. Es decir, no mostró absolutamente ningún rasgo de humildad política y no se presentó ante el dirigente estatal Andrés Liceaga, para sumarse al partido, y esa falta de tacto político le ha costado no ser ni siquiera militante del verde, anda de nómada política, buscando qué partido le de cobijo.

Hoy, las cosas son diferentes. El nuevo dirigente estatal del Partido Verde, Andrés Liceaga, quien a pesar de su juventud, sabe que en política, se deben de cumplir ciertas reglas, una de ellas, es acatar lo que diga su dirigencia nacional. Y en ese sentido, Andrés ha estado trabajando a lo largo y ancho del estado para cumplir para sumarle adeptos al partido, cosa que en su tiempo, nunca hizo Alejandro Tirado, quien se la pasó presumiendo una militancia inexistente y una fortaleza que solo en su mente tenía.

Andrés Liceaga sabe del respeto a los acuerdos, sabe trabajar, y sabe perfectamente que tiene que preparar el terreno para las próximas elecciones en donde tiene que sumarle a esa alianza, y no perderse en el camino como lo hizo Alejandro Tirado, quien con sus candidatos, los llevó a una terrible derrota electoral, tal y como aparecen en la gráfica del Instituto Estatal Electoral, que estuvo tan lejano su triunfo, como de sus aspiraciones.

Los números no dejan mentir, pues de los logrados por el candidato ganador de ese proceso, el profesor Víctor Castro Cosío, de Morena-PT, obtuvo 125 mil 736 sufragios contra 8 mil 381 de Armida Castro Guzmán, del Verde Ecologista. Es decir, la verde ecologista, estuvo a 112 mil 355 votos muy lejos del vencedor.

Ahora que si tomamos en cuenta al candidato de la alianza PAN-PRI-PRD, que logró 109 mil 134 votos, la ventaja sigue siendo superior con 100 mil 753.

En cuanto a las diputaciones locales, no alcanzó ni una pluri. Y en los Ayuntamientos donde participó con candidatos y candidatas, las diferencias fueron abismales.

Por no cumplir el acuerdo político, por complacer caprichos, por su inexperiencia y novatez política, Alejandro Tirado, fue destituido del Partido Verde Ecologista en la entidad, y hoy, este personaje se encuentra, bueno, si lo encuentran, en el ostracismo político. Ese fue el costo de su testarudez y el aceptar los espejitos que le ofreció Armida Castro y sus amiguis.

NBCS Noticias

¿Tienes fotos o video de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de NBCS Noticias: 612 141 98 08

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.