El deporte y la política, dos prácticas que buscan la cima

Por Xavier Pérez.

Actualmente el deporte es una de las vías atractivas para conectar inmediatamente con la sociedad, este rubro tan noble, mismo que aloja; sueños, esfuerzo y compromiso de muchos entusiastas atletas, tiene un rostro carente de idea. No cuenta con el mismo ideal que invierten los deportistas. Hablemos de esto y poco a poco ejemplifiquemos el argumento plasmado.

El deporte es cíclico, las actividades o participaciones llevan mayor durabilidad que un político, las formaciones son casi similares; los políticos son visoreados por otros personajes destacados, los van formando y una vez listos saltan al escenario para proyectar sus capacidades, la ciudadanía, que en deporte se traduce como afición, lo aplaude o lo rechaza; según se le vean las aptitudes.

Esto nos lleva al terreno de juego de la política, donde se realizan las mejores estrategias para alcanzar buenos encuentros, siempre en busca de la victoria, pero hay enfrentamientos que reflejarán el lado negativo, donde nada sale bien, esto en la vida política puede trazar las carreras, las cuales pueden durar o no.

Caso idéntico es la moldura de un deportista. Antes de generar las líneas, es un momento ideal para decir él porque es carente de idea el deporte en nuestra zona y por qué trabaja bajo una obediencia diferente sin planeación.

Localmente el deporte en la ruta municipal cada 3 años vienen nuevas propuestas, quedando el viaje anterior interrumpido por ocurrencias que nacen en una campaña, convertir en realidad las propuestas la mayor parte del lapso no alcanzan en 1,095 días que dura una gestión, esto sumado a las limitantes que aquejan el presupuesto asignado que está sujeto a necesidades alternas.

Los problemas básicos son falta de apoyos en generales como pasajes, indumentaria e infraestructura adecuada, la que sirve para deportistas de alto rendimiento y recreativo en temas de salud. Yéndonos al plano legislativo, de cabildo y directivo cuentan con una herramienta no económica para fortalecer el deporte y eso es crear un proyecto a largo plazo, pensando en el bien del deportista, el que tendrá una trayectoria mas amplia que el propio cargo que se ostente, en este caso los mejores aliados son los entrenadores y/o coordinadores deportivos.

La falta de voluntad ha sido factor para que el deporte local se comporte denso, pasmado y algunas veces lleno de desilusión para los actores, quedando de manifiesto que todo proyecto, iniciativa o visión siempre quedará en el olvido por esas famosas nuevas ideas, las que seguramente no vienen con malas intenciones, pero lo recorrido se desestima por causas meramente políticas y el argot deportivo se reinicia.

Retomando la similitud de la moldura del atleta y el político es su objetivo, que es llegar a lo alto del pódium, en la vida política lo importante es el voto para triunfar y para el deportista muchas veces el bote para recaudar un recurso para su formación. Claro esta que en ambos casos se goza el ganar y estar en el ojo público por sus éxitos.

Sin embargo, el político tiene acceso a formas para vigorizar el deporte en sus diferentes expresiones, dejando atrás el usar el deporte como bandera política. Mientras el deportista deberá corresponder con triunfos para ganarse su lugar, pero en su andar siempre vendrán nuevas generaciones con el mismo objetivo, que pasaría si un día se rompe ese ciclo y los nuevos valores dejan de batallar por un plan estratégico adecuado, uno formativo donde se incluyan estudio de especialistas en la materia, para brindar firmeza en el deporte y no que se siga improvisando, al fin tendríamos los cimientos para tener un cambio.

Por lo pronto los protagonistas de esta historia, político y deportista serán muy similares, los dos buscaran la cima, quizá los dos se esfuercen, pero solo uno siempre pasará a la historia.

Dudas o comentarios a xavierperez601@yahoo.com.mx

NBCS Noticias

¿Tienes fotos o video de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de NBCS Noticias: 612 141 98 08

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.