MICRÓPOLIS / Morena ¡por fin será un partido organizado!

Por Bertoldo Velasco Silva

El título de esta entrega, llama la atención: Morena, ¡por fin será un partido organizado!, sorprende. Pero es verdad, y enseguida lo explicamos. Parece un contrasentido por los resultados electorales que registró en el 2018 como en el 2021 en Baja California Sur. Dónde arrasó con los resultados. ¿Qué hubiera pasado si estuviera organizado? ¡Imagínese! Recién nos enteramos que es un partido totalmente desorganizado, sin orden, sin estructuras, sin comités ni directivas municipales, salvo el estatal, pero sin registro real de un padrón de militantes desde que este partido fuera fundado en esta entidad.

Si, aunque Usted no lo crea, Morena es un partido político totalmente desorganizado, aún así, ganó dos elecciones arrasando con ello a sus adversarios, que se supone, si tenían estructura, se tenían un padrón de militantes, si tienen comités municipales y hasta jefes de manzana, como los tenían el PRI, el PAN y el PRD.

Parece de no creerse, pero es la verdad.

Siempre creí que dichos partidos políticos carecían de un padrón real de militantes, y que solo registraban ante los órganos electorales los que tenían a su alcance, los que lograban registrar los comités municipales, y la dirigencia estatal creía a pie juntillas los números que les daban y con ello lanzaban a sus candidatos en la disputa por los cargos de elección popular. También creí, y no temo a equivocarme, que en el pasado como en el presente, no ganaban los partidos, porque los ciudadanos sufragaban por las personas, entre militantes y simpatizantes, más estos que los primeros.

Alberto Rentería, quien fuera su dirigente estatal en dos ocasiones, no se quería retirar ni dejar el cargo, aunque él mismo dijera que ya tenía que irse, hasta que lo obligaron, tenía un partido político que desde la cúpula, aquí en La Paz, dirigía a base de amigos, de simpatizantes, de los pocos militantes, quienes más con voluntad, sacaban adelante el trabajo político.

En esas dos elecciones, las marcas AMLO y Morena, un binomio que permitió, sobre todo en el 2018, fuera un tsunami político que ganó en todo el territorio nacional, llegando a obtener una votación de poco más de 30 millones de votos en el 2018 de un listado nominal de 87 millones de mexicanos registrados, cuando la oposición, apenas, entre los dos candidatos el del PRI y el del PAN, apenas, juntos, lograron solo 20 millones en  el 2018, y en las intermedias, Morena alcanzará los números suficientes para alzarse por segunda vez, triunfos contundentes en la mayoría de los estados del país, hasta lograr en el 2021, un total de 22 gobernaturas y la mayoría de los congresos estatales.

Sin embargo, para el 2024, ya no habrá ese binomio electoral AMLO-Morena, solo será el partido y el candidato/a que surja de Claudia Shimbaun, Adán Augusto López y Marcelo Ebrard. Ya no aparecerá en la boleta electoral Andrés Manuel López Obrador, aunque este les haga la campaña desde el púlpito presidencial. Ya no será lo mismo, porque regularmente el presidente de la República, va en caída en las preferencias ciudadanas.

Al menos en Baja California Sur, el partido Morena, sus directivos, deben ponerse las pilas, pensar en ese futuro no muy lejano del 2024, y trabajar para organizarse, para delinear sus estructuras vía los comités de base como eje central en todo el estado, con la firme idea de crear los 1035 comités, uno por cada casilla y poder entrar en un proceso de capacitación y formación política, como lo pretende hacer Guillermo Guzmán Cota, quien actualmente, se podría decir, es el encargado del despacho, pero con el título de Delegado en Funciones de Presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Baja California Sur.

Guillermo Guzmán, un militante de izquierda desde hace más de 20 años, está convencido de que una elección se gana con una buena estructura partidista, pues si bien es cierto que Morena tiene una expectativa ganadora, como ninguno otro partido político lo tiene en estos momentos, tiene claro que para hacer realidad el objetivo de ganar futuras elecciones, tiene que contar con una estructura organizada y fortalecida, con constantes cursos de capacitación y de formación política de todos quienes estén en él, para que de tal forma, poder llegar preparados en el 2024. No hay ninguna duda que esto será fundamental para el partido, porque por primera vez van a ira esa jornada electoral sin su principal activo político: AMLO, lo que significará un verdadero reto, por eso tienen que ir con una excelente estructura.

Una vez cumplido el objetivo que pretende Guillermo Guzmán Cota, vendrá el momento y en su tiempo, de elegir, nominar o en su defecto mediante el proceso de consulta o de encuesta, tener a los candidatos a los distintos cargos de elección popular en el estado, dos candidatos al senado (Hombre y Mujer), dos candidatos/as a las dos diputaciones federales, 16 candidatos (8 hombres y 8 mujeres) aspirantes a las diputaciones locales y las correspondientes candidaturas a las cinco presidencias municipales.

El trabajo político que desarrolle Guzmán Cota incluye también, el llamar a los integrantes del Consejo Estatal, para formalizar las dirigencias de los cinco comités municipales, las distritales como de los 1035 comités restantes, que son donde el número de casillas que regularmente instalan los árbitros electorales.

La tarea que ha emprendido el actual dirigente estatal de Morena, implica, además, mantener una constante comunicación con el principal activo del partido, que es la base, que no los dirigentes, porque son los activistas con los que se construye el partido, el que sale al día a dar la cara para hacer el trabajo político en las colonias, en las rancherías, en los poblados, en los campos pesqueros, en los centros laborales, son la base del partido a los que la dirigencia debe atender y escuchar, labor esta que no se desarrollaba en el pasado, porque se dirigía al partido desde las oficinas centrales en La Paz, con nulos recorridos y cero acercamiento con la base, que no se tenía ni se conocía.

Por el momento, Morena tanto en lo nacional como en lo estatal, vivirá un proceso de renovación de sus dirigencias, y las elecciones serán el 30 de julio próximo, y para ello, de acuerdo a los lineamientos políticos, será abierto a la ciudadanía, y es ahí, donde empieza la importante labor, porque para ese proceso, todos los que se dicen militantes como simpatizantes, tendrán que registrarse, y mediante este procedimiento quedarán afiliados al partido, para que por fin, en Morena haya orden.

Menuda tarea la que tiene Guillermo Guzmán Cota. Veremos y sabremos si puede con estos propósitos, para que se sepa con cuántos activistas contará Morena para enfrentar un proceso electoral de gran envergadura en el 2024, y en donde no estará presente su principal activo político: AMLO

NBCS Noticias

¿Tienes fotos o video de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de NBCS Noticias: 612 141 98 08

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.